Elemente Moderne in Legendele lui Gustavo Adolfo Becquer

Imagine preview
(8/10 din 1 vot)

Acest proiect trateaza Elemente Moderne in Legendele lui Gustavo Adolfo Becquer.
Mai jos poate fi vizualizat cuprinsul si un extras din document (aprox. 2 pagini).

Arhiva contine 3 fisiere doc de 36 de pagini (in total).

Iti recomandam sa te uiti bine pe extras, cuprins si pe imaginile oferite iar daca este ceea ce-ti trebuie pentru documentarea ta, il poti descarca. Ai nevoie de doar 4 puncte.

Domeniu: Spaniola

Cuprins

INTRODUCCIÓN pag. 1
CAP. 1.
EL ROMANTICISMO pag. 3
1.1. CIRCUMSTANCIAS HISTORICAS pag. 3
1.2. RASGOS DEL ROMANTICISMO pag. 4
1.3. LA TECNICA LITERÁRIA pag. 6
1.4. LOS TEMAS pag. 7
1.5. EL ESTILO pag. 11
1.6. LOS DOS POLOS DEL ROMANTICISMO pag. 12
CAP. 2.
EL ROMANTICISMO ESPAÑOL pag. 13
2.1 CAUSAS QUE CONTRIBUYEN AL DESARROLLO DEL ROMANTICISMO pag. 14
2.2 VALOR Y SINGNIFICACION DEL ROMANTICISMO ESPAÑOL pag. 15
2.3 EL FIN DE LA EPOCA ROMANTICA pag. 16
2.4 EL PRIMER TERCIO DEL SIGLO XIX pag. 17
CAP. 3.
POSTROMANTICISMO pag. 18
CAP. 4.
GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER pag. 20
CAP. 5.
LAS RIMAS pag 22
5.1. VALOR DE LA POESÍA DE BÉCQUER pag. 24
CAP. 6.
LAS LEYENDAS pag. 25
6.1. FUENTES DE INSPIRACIÓN pag. 25
CAP. 7.
ANÁLISIS DE LAS LEYENDAS pag. 27
7.1. ELEMENTOS MODERNOS EN LAS LEYENDAS pag. 32
7.2. ELEMENTOS TRADICIONALES pag 34
7.3. ELEMENTOS REALES pag. 36
7.4. ELEMENTOS FANTÁSTICOS pag. 38
CAP. 8.
TÉCNICA NARRATIVA, LENGUAJE Y ESTILO pag. 40
CONCLUSIONES pag. 42
BIBLIOGRAFÍA pag. 43

Extras din document

INTRODUCCION

El Romanticismo fue una corriente que se desarrolló entre los últimos años del siglo XVIII y la mitad del XIX. Apareció en Inglaterra como una rebeldía frente a las normas estrictas y rígidas del clasicismo

Penetró en Francia y después en toda la Europa. Sus más famosos representantes fueron: Byron, Shelley Walter Scott en Inglaterra; Hugo, Lamartine, Chateaubriant en Francia; Schlegel en Alemania, Manzoni en Italia.

Sus sobras reflectan mejor el espíritu liberal de la época, los rasgos fundamentales de la corriente, la esencia romántica.

El Romanticismo penetró en España en 1810 pero no tiene victoria hasta el estreno de “Don Álvaro” del Duque de Rivas en 1835.

El Romanticismo español siguió las características de la corriente pero tuvo una propia individualidad muy perteniente al lugar y a las ideologías de su gente.

EL Romanticismo español es una especie de romanticismo muy atada al alma española. En sus obras representativas se puede respirar el ambiente español, su alma, su manera de vivir y sentir, los sentimientos.

Sus máximos representantes fueron: José de Espronceda, el Duque de Rivas, Fernando de Moratín, Mariano Larra, José Zorilla.

El Post Romanticismo fue una corriente de que se manifestó propiamente dicho como un latido tardío de la corriente. Sus máximos representantes, Rosalía de Castro y Gustavo Adolfo Bécquer, trataron de reanudar el Romanticismo antes de la aparición del Realismo.

Gustavo Adolfo Bécquer escribió unas obras muy interesantes en lasque todavía late el corazón romántico. Aunque fue un postromántico sus líneas generales se mantienen dentro de la corriente.

Las leyendas representan el cumbre de sus escrituras. El intenta de utilizar varios procedimientos para regalar al lector un espectáculo vivo de la vida y las creencias del pueblo español.

Aunque las legendas tienen un matiz popular y tradicional, Bécquer consigue implementar unos elementos modernos que dan una modernidad propia a las leyendas. Por sus atmósferas de irrealidad y la modernidad narrativa, las legendas adquieren una clase de inmortalidad. Las leyendas son una producción moderna y tradicional a la vez. Bécquer supo encajar estos rasgos importantes para crear unas joyas literarias. Su obra imprime un gran valor a la literatura española.

CAPITOLUL I

El Romanticismo

El Romanticismo empezó como una rebellón del individuo ante la sociedad, de la personalidad el escritor ante las normas clásicas agobiantes. Estas clases de rebeldía se manifiestó ante todos los valores establecidos :

- lo sagrado – violación de los conventos la ley de la clausura rota (Don Juan ).

- La sociedad – aparecen los rebeldes como Byron y Shelley que rompen con las reglas de la sociedad de aquellos tiempos y se convierten en don Juanes sin escrúpulos y sedientes de libertad.

El Romanticismo apareció en los últimos años del siglo XVIII afirmándose plenamente en la primera mitad del siglo XIX. El Romanticismo trae los ecos intelectuales y morales que toda Europa vivía en aquella época. Representa una continuación, un aumento de unas concepciones, las tendencias, actitudes, temas, motivos anteriores.

La mentalidad romántica marca el entero campo humanístico de la cultura, la historia, la filosofa, la estética, la literatura, la música, los artes plásticos.

El Romanticismo literario significó un desarrollo de unas problemas y preguntas apasionadas dentro de la conciencia de los escritores porque se exprimo bajo la forma de una crisis moral o al contrario de una firme toma de posición.

1.1 Circunstancias Históricas

El romanticismo, fenómeno cultural correspondiente a la primera mitad del siglo XIX se halla vinculado con una seria circunstancias históricas las que es necesario aludir.

La reacción que se opera en toda Europa contra el poder Napoleón lasta cristalizar en el Congreso de Viena (1815), puede explicarnos, en parte el matiz conservador del Romanticismo hacia estos años, ya que al declinar la estrella de Napoleón el espíritu liberal que este había difundido por toda Europa sufre un rudo golpe.

Los gobiernos de la Restauración absolutista procuraron arrancarlo de cuajo volviendo a las ideas de la tradición y religiosidad, mientras el orgullo de los pueblos sometidos al Emperador reaccionaba contra el sentido unificador del arte neoclásico francés, afirmando sus particularismos nacionales.

Junto con este romanticismo arcaizante, tradicionalista y cristiano, tomó incremento, años más tarde, otro de tipo revolucionario y liberal cuya bandera de combate constituía la destrucción del todos los dogmas morales, políticos, estéticos hasta entonces vigentes. Su auge coincide con la revolución francesa de 1830 y el triunfo del liberalismo en la mayor parte de los países europeos.

El Romanticismo como corriente literaria apareció en Inglaterra una vez con la aparición de las escrituras de lord Byron y Shelley. Penetra en Francia donde hecho raíces más fuertes una vez con la revolución de 1830 (revolución de terciopelo). En Francia tuvo grandes representantes de fama mundial como Víctor Hugo, Lamartine etc. Luego se difundió en toda Europa y la lleno de fervor en todos los campos artísticos. La nueva corriente despertó en los escritores y los artistas una nueva energía creadora, una nueva vida, los hizo respirar un nuevo aire que hizo posible realizar unas de los obras más bellas y llenas de sensibilidad.

1.2 Rasgos del Romanticismo

El romanticismo no se reduce a un fenómeno literario, sino que abarca todos los aspectos de la cultura de la época – desde la política hasta el arte, desde la literatura hasta las modas – porque en el fondo viene a constituir en una especial actitud frente a la viada. De ahí que deba hablarse de la psicología del hombre romántico frente a la producción estética.

El culto al yo – uno de los rasgos capitales – sino esencial – del Romanticismo reside en su espíritu individualista. Si el siglo XVIII representa en términos generales el respecto a la norma el Romanticismo equivale a la rebelión de individuo, a la violenta exaltación de la propia personalidad. El yo al que ahora se tributa un culto frenético, constituye el máximo objetivo de toda la vida espiritual.

El ansia de libertad - el acentuado individualismo del hombre romántico había de producir necesariamente una protesta contra las trabas que hasta entonces tenía cohibido a su espirito, y, en efecto, un ansia de libertad se reflecta en todas las manifestaciones de la época:

- la política – el siglo neoclásico es el momento del absolutismo, en el que la voluntad del rey se ejerce sin contar para nada con la opinión de los subditos. La época romántica proclama en cambio – basándose en los postulados de la revolución francesa – la libertad del ciudadano para manifestar su punto de vista y para intervenir en el gobierno de la Nación. En defensa de sus creencias liberales el romántico conspirara, levantara barricadas o marchara al destierro haciendo de su ideal político uno de los móviles esenciales de su vida.

- la moral – también la moral es la que se olvida de las normas tradicionales e instaura la pasión y el instinto como única ley de la vida. Ya no son la Religión y la Razón los que marcan las líneas de conducta sino la naturaleza libre y el impulso espontáneo. De ahí las simpatías que inspira la figura del salvaje, cuya bondad instintiva no se halla cortada por preceptos establecidos por la civilización.

- los sentimientos – en la época del enciclopedismo, la razón suponía poner freno a la expansión de sus sentimientos como dice Ortega y Gasset: “solía el hombre avergonzarse de sus emociones, demasiado orgulloso de sus ideas”. Pero a partir de Rousseau, se rompen las cadenas que contenían el empuje de lo afectivo y se produce un espectacular desbordamiento sentimental. A los sentimientos y las emociones humanas se les da su valor merecido y las pasiones son libradas. El alma humano brota a hora por el prisma de las pasiones, de los sentimientos. Se da permiso a amar libremente, a exprimir todos los deseos del hombre. Los románticos hablan ahora de toda una paleta sentimental que ellos experimentan: amor, pasión, melancolía, nostalgia, soledad, alegría, desesperación, añoranza. Todos estos sentimientos violentos tienen echo en cada alma. El romántico viene en total desosiego, no tiene paz, su vida entera esta gobernada de las emociones fuertes como en la música de Beethoven, Chopin, Chuman, que late con gran intensidad y los sentimientos son casi palpables.

- La angustia metafísica – si el hombre clásico vive con jubilosa seguridad por una naturaleza che el cree perfecta, el romántico, por el contrario siente la vida como un problema si solución. Su instinto le denuncia la existencia de fuerzas sobrenaturales que son fuera del alcance de la razón y una invencible angustia sobrecoge su alma. Se sabe victima de un ciego Destino y de una naturaleza impasible a su dolor. La idea del infinito preside su vida, de ahí su inquietud febril y su desequilibrio.

Fisiere in arhiva (3):

  • Bibliografie.doc
  • Cuprins.doc
  • Lucrare de diploma.doc