Cooperacion de Espana con los Paises de Hispanoamerica

Imagine preview
(7/10 din 1 vot)

Acest referat descrie Cooperacion de Espana con los Paises de Hispanoamerica.
Mai jos poate fi vizualizat cuprinsul si un extras din document (aprox. 2 pagini).

Arhiva contine 1 fisier doc de 15 pagini .

Profesor indrumator / Prezentat Profesorului: Mihai Chirila

Iti recomandam sa te uiti bine pe extras, cuprins si pe imaginile oferite iar daca este ceea ce-ti trebuie pentru documentarea ta, il poti descarca. Ai nevoie de doar 5 puncte.

Domeniu: Spaniola

Cuprins

IntroducciÌn 3
Metas e instrumentos de la política exterior española 3
La politica diplomática 5
Las relaciones económicas 6
El desarrollo de una política de cooperación 9
España y América Latina en el ámbito multilateral 11
Un nuevo rumbo en las relaciones: los tratados de amistad y cooperación 13
Conclusiones 15
Bibliografía 16

Extras din document

IntroducciÌn

Una de las pocas líneas coherentes de la política exterior española ha sido su ambición de desarrollar una relación especial con América Latina. Sin embargo, las justificaciones, los instrumentos y las metas de dicha política han cambiado radicalmente a lo largo de los años.

La retórica del franquismo, bastante vacía por cierto, había intentado proyectar una visión muy particular de unidad hispanoamericana, con España en el centro de "la familia". Al poco tiempo de su puesta en marcha, esta estrategia encontró el fracaso.

El mundo latinoamericano la recibió con indiferencia ante el contenido poco convincente de sus propuestas. Por otra parte, los objetivos fijados se encontraron muy distantes de los recursos diplomáticos reales con que contaba España en ese momento. Ahora, en la España democrática, la hispanidad franquista ha dado paso al concepto de "comunidad iberoamericana" - empleado sobre todo por el gobierno - o incluso al de "hispanismo democrático"(Mujal-León,1989).

Los cambios empezaron a notarse apenas iniciada la transición política española. No obstante, fue sólo con la llegada al poder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en 1982, e incluso después de 1988, que podemos hablar de un intento de articular una política planificada y coherente hacia Latinoamérica. Hasta esta fecha, la administración española estuvo más ocupada con las nuevas obligaciones asumidas a raíz de la integración a la Comunidad Europea y a la OTAN. Al mismo tiempo, la década de los ochenta ha sido testigo de una profesionalización, tanto del PSOE como de la administración, en materias relacionadas con la política exterior, fenómeno éste que ha tenido una cierta influencia sobre la articulación de la política latinoamericana(Treviño,1985).

Pretendemos analizar en estas páginas las líneas fundamentales que ha seguido el desarrollo de la política exterior del gobierno socialista y examinar el modo en que se insertan en el esquema general las relaciones entre España y América Latina. Dedicaremos especial atención a las relaciones económicas y a la política de cooperación española hacia la región, ya que estos aspectos han sido objeto de modificaciones a lo largo del período.

Metas e instrumentos de la política exterior española

Cuando el PSOE ganó las elecciones generales en 1982, los temas candentes en América Latina eran la crisis centroamericana, el nuevo intento de hegemonía de los Estados Unidos con la Doctrina Reagan y la deuda externa. Muy pronto empezó el colapso de las dictaduras en el Cono Sur. Estos acontecimientos representaban los desafíos a los cuales la nueva política debía enfrentarse. Las líneas básicas de la política española se asentaron sobre estos problemas.

Resumidas de este modo por el presente Ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, son: "en primer lugar, apoyar la causa de paz, la libertad y la democracia frente a la guerra, la dictadura y el golpismo... En segundo lugar, fomentar el crecimiento y el bienestar económico de la zona. Y en tercer lugar, colaborar a una mayor justicia en la relación Norte-Sur" (Fernández Ordóñez, 1989A). A la vez, se reconoció que el hecho de profundizar la relación especial con América Latina produciría un aumento de su influencia en el contexto internacional y, al mismo tiempo, situaría a España en mejores condiciones de negociación dentro de Europa y con los Estados Unidos. El énfasis puesto en Latinoamérica viene siendo un enfoque compartido por casi todos los partidos políticos (Pérez Herrero, 1990).

Sujetos a más debate, en cambio, se encontraban temas tales como la implementación de la política y quiénes debían ser los socios privilegiados de España en América Latina.

El punto principal del debate ha girado en torno a la operatividad de una relación triangular entre España, la Comunidad Europea y América Latina. España asumió un compromiso con Latinoamérica cuando se integró a la Comunidad Europea, con el objeto de minimizar las posibles pérdidas comerciales que sufriera América Latina. A pesar de las gestiones realizadas, los términos según los cuales la Comunidad prometió estudiar la posibilidad de incrementar la cooperación con América Latina fueron notoriamente vagos (Marín, 1986). España no se ofreció como un mediador que podría garantizar la firma de acuerdos comerciales preferenciales por parte de la Comunidad, sino como "un portavoz" que se dedicaría a despertar su sensibilidad hacia la región.

De todos modos, el gobierno socialista sigue comprometido con la promoción de vínculos entre la Comunidad y América Latina. Altos oficiales del gobierno han insistido muchas veces que la estrategia europea del gobierno sigue en pie. El mismo Presidente del gobierno comentó en 1989 que "la acción unilateral [...] no puede atender, ni siquiera mínimamente, a los enormes problemas que se plantean hoy al continente latinoamericano [...] el único papel [...] que podemos y debemos jugar es el de mantener sobre la mesa de debate de la Comunidad Europea la enorme importancia que para la Comunidad tiene el desarrollo político y económico del continente latinoamericano" (González, 1989).

Con el propósito de "representar" en alguna medida a América Latina dentro de la Comunidad Europea, España ha tratado de dominar, desde su adhesión, las posiciones burocráticas internas dentro de la Comunidad que se relacionan con la región.

Angel Viñas, quien fue el encargado de la cooperación con América Latina y Asia para la Comunidad Europea, apoyó esta estrategia porque "Latinoamérica no está presente donde el proceso permanente de negociación y transacción ocurre" (Viñas, 1987).

Pero después de cinco años de seguir fielmente esta política, los resultados cosechados hasta ahora son escasos, exceptuando los avances logrados en el diálogo inter-regional. En 1991, la Comisión recibió una propuesta para intensificar su política de cooperación con América Latina y con Asia conjuntamente, en la cual la delegación española jugó un papel importante. Esta iniciativa propone incrementar la cooperación económica con países y regiones de fuerte potencial de crecimiento, con tres ejes especiales: los conocimientos económicos y energéticos, las medidas relativas al entorno económico y las medidas relativas a las empresas. No se sabe todavía si la Comisión tomará medidas de acuerdo con las recomendaciones del informe, pero no hay motivos para sobrevalorar las posibilidades de éxito, especialmente en la coyuntura internacional actual cuando las demandas sobre la Comunidad desde Europa del Este aumentan casi diariamente. Una meta más realista del PSOE sería sencillamente mantener la cantidad de ayuda comunitaria al desarrollo para América Latina, que en 1990 fue alrededor de 300 millones de ECU, menos de la concedida a Polonia y Hungría (The Financial Times, 19/3/1990).

Fisiere in arhiva (1):

  • Cooperacion de Espana con los Paises de Hispanoamerica.doc

Alte informatii

Colaborarea economica si politica dintre Spania si tarile Americii Latine. Referatul a fost prezentat in Universitatea de Stat din Moldova.